Mediterranean Epic

Después de haber dado los primeros apretones al cuerpo en las carreras de XCO, disputé mi primera carrera de maratón en la carrera por etapas de la Mediterranean Epic, en la localidad de Oropesa del Mar. Fue una carrera de 4 días de la máxima categoría dentro del calendario de la UCI, por lo que los mejores corredores de la modalidad se encontraban allí. Además, al encontrarse la copa del mundo de XCO todavía sin iniciarse, algunos corredores de esta modalidad también se encontraban inscritos en la carrera con la intención de ir mejorando su estado de forma y aprovecharse del agradable clima castellonense.

Para nosotros también, era la ocasión de ir mejorando el estado de forma, pero en nuestro caso la mentalidad era casi más la de pasar unos días de vacaciones que el de disputar una carrera. Cansados del mal clima de nuestro entorno, el pasar unos días en Castellón era más atractivo que la misma carrera.

Etapa 1

La primera etapa era una contrarreloj corta, con una ascensión como dificultad principal del día. El recorrido constaba de 15,5 km-s y 550 metros de desnivel positivo.

Tomamos la salida en la Torre del Mar que se encuentra en el centro de Oropesa. Desde allí, cogimos velocidad en dirección descendente recorriendo paseo marítimo de Oropesa, para posteriormente meternos en el carril bici que se dirige a Benicassim, para, después de cruzar un túnel, ascender por una dura cuesta hacia una urbanización y adentrarnos en el monte por una senda muy rota. Después de ascender unas cuantas duras rampas llegamos a una pequeña cima y nos adentramos en una tramo de continuo sube y baja por el bosque, con algunos pasos técnicos entre piedras.

Salí nervioso, muy torpe, llegando a poner pie a tierra hasta en 4 ocasiones debido a errores técnicos cometidos por los nervios, ya que la dificultad técnica de esas zonas no era tanta. En las zonas más reviradas iba muy lento también, con poca confianza en el terreno suelto y arenoso del lugar, realmente torpe. Cuando volvimos a reencontrarnos con la carretera, esta empezaba a ponerse cuesta arriba, primero por asfalto y posteriormente por pista. En esta parte fui mejor, adelantando algunos corredores, pero tampoco especialmente bien.

Me clasifiqué en 66º lugar. Algo mejor de lo esperado después de las malas sensaciones que tuve durante la etapa, contento viendo el nivel que había y la gente que se había clasificado por delante, bastante contento.

Etapa 2

La segunda etapa se disputó en la localidad de Castellón sobre un recorrido de 58 kilómetros y 1700 metros de desnivel  positivo.

La salida fue muy rápida, en la cual, tras pasar por un breve tramos de pista con unas cuantas muy cerradas,  tomamos una carretera que pasaba por encima de la autopista y tras ello, entramos en una cantera donde pasamos a circular cuesta arriba por una pista ancha. El grupo iba completamente enfilado y al iniciarse el ascenso se empezaron a abrir huecos rompiéndose la carrera por completo. Avancé un poco en el grupo, pero iba sorprendido conmigo mismo viendo la gente que circulaba a mi alrededor.

Tras la pista, nos encontramos con tramos de sendero de constante sube y baja, tramos rápidos y divertidos. Formamos un grupo de 3-4 corredores, de  muy buen nivel, y rodé en este grupo durante un buen rato, con buenas sensaciones, pero en el último tramo de una larga subida empecé a hacer la goma  y después de descolgarme y volver a entrar en el grupo, terminé perdiendo contacto con el grupo.

Tras ello, rodé en solitario durante bastante tiempo. El recorrido era muy bonito; muy diferente a lo que tenemos en el país vasco, pero bonito y divertido, seco y pedregoso, repleto de bonitas sendas.

Tras rodar un tramo junto a un simpático aragonés llegué al último tramo de la etapa, con fuerzas aún, donde tras una bonita bajada y un tramo revirado, crucé la línea de meta.

Llegué en 61er lugar. Con cierta pena por no haber aguantado en el grupo en el que rodaba, ya que si lo hubiese hecho hubiese realizado una buena etapa, pero contento de todos modos.

Etapa 3

La tercera etapa volvió a partir de Oropesa, desde el paseo marítimo que se encuentra en el centro del pueblo, frente a la playa de “La Concha”. El cielo estaba nublado y 5 minutos antes de tomar la salida empezó a caer una fina lluvia que nos acompañó durante, aproximadamente, el primer cuarto de hora de la carrera.

Era la etapa más larga, de 2 kilómetros, pero casi con el mismo desnivel positivo acumulado que el día precedente, 1800 metros. Tras la primera subida importante del día la etapa circulaba en su mayor parte por el denominado como “el desierto de la palmera”, volviendo a descender a la costa en el tramo final para dirigirnos a la línea de meta.

Al poco de tomar la salida subimos una cuesta muy empinada para llegar a una urbanización, donde subimos a tope y se rompió el grupo. Tras ello, descendimos brevemente por un tramo corto y rápido en el que se agrandaron los huecos abiertos en la subida. Me encontraba rodando en el segundo grupo, con un grupo de 30-40 corredores por delante.

Tras muchos esfuerzos tirando fuerte del grupo, logramos unirnos al grupo delantero. Llegamos de este modo a la primera ascensión importante del día. Tras esforzarme duramente, conseguí coronar en buena posición, pero justo al coronar se formó un gran tapón al comienzo de un tramo técnico de senda, y avanzamos a pie en fila de a uno, con la rabia de que el esfuerzo realizado previamente no había servido para nada.

Tras este tramo me encontré rodando en solitario, y durante unos 30 kilómetros aproximadamente lo hice de este modo. En una segunda subida que se encontraba en esta parte me encontré peor, pero esto era lógico debido al desgaste de fuerzas que estaba haciendo al rodar en solitario durante tantos kilómetros.

Al final me terminó alcanzando un grupo de unos 3-4 corredores, y con ellos seguí tirando para adelante. Rodamos así hasta ascender una corta subida tras la cual afrontamos un bonito y técnico descenso. Llegué a meta con fuerzas este tercer día también, lo cual era una buena señal teniendo en cuenta la etapa realizada.

Me clasifiqué en 52º lugar, contento.

Etapa 4

Solo nos quedaba la última etapa para terminar la carrera, la cual constaba de 47 kilómetros y 1050 de desnivel positivo, con salida y llegada en Oropesa.

La etapa discurría por el mismo trazado que la primera etapa en su parte inicial. Esta vez, con la confianza obtenida en las etapas precedentes, fui bien, atravesando los pasos técnicos con facilidad y circulando en buenos puestos dentro del grupo.

El primer tramo de subida que nos encontramos tras esta primera parte también era la misma que la del primer día. Me encontré muy bien en este tramo y tras adelantar numerosas posiciones seguí avanzando en un grupo formado por 3 corredores del equipo Bulls y algún otro corredor. 

Tras finalizar la subida afrontamos un rápido y técnico descenso por bonitas sendas, pero aunque bajé muy bien, pude ver como consiguen los resultados que consiguen los corredores con los que rodaba, ya que por mucho que me esforzase me fue imposible poder seguirles.

Afrontamos un tramo de constante sube y baja después, en solitario en mi caso, para posteriormente bajar por un tramo muy técnico y peligroso y cruzar la línea de meta tras rodar por la playa de Oropesa. En el último tramo, para apretarme a mí mismo, me puse el objetivo de bajar de las 2 horas.

Llegué en 56º lugar en esta última etapa.

Terminé la carrera muy contento. A pesar de que no realicé una carrera fabulosa me encontré mejor de lo que esperaba, sobre todo teniendo en cuenta de que todavía era e inicio de la temporada y la primera carrera de maratón que realicé. Además, en general, tuvimos buen tiempo, y disfrutar de 4 bonitos días en los cuales pudimos aprovechar para conocer diferentes sitios de Castellón.

Terminé en la posición 57 en la clasificación general final, especialmente contento leyendo los nombres de los corredores que tenía por delante.