Copa Caja Rural – Fitero

El 21 de marzo nos presentamos en Fitero dispuestos a enfrentarnos  la segunda cita puntuable de la copa caja rural. Teníamos un duro circuito al cual afrontarnos, con una primera mitad cuesta arriba, para posteriormente descender hacia meta.

Nos acercamos a Fitero el día previo con la excusa del mal tiempo que teníamos en casa, por lo que tuvimos la ocasión de reconocer el circuito. Como se ha descrito previamente, el circuito constaba de una larga subida y una bajada. Orbea me dio la oportunidad de probar una bicicleta en esta carrera, por lo que la carrera presentaba más novedades para mí. Se trataba de una bicicleta sin suspensión trasera, muy ligera. No erala bicicleta más apropiada para las bajadas ya que carecía de suspensión trasera y tija telescópica, pero la ligereza de la que estaba dotada ayudaba a avanzar más deprisa cuando el camino se ponía cuesta arriba.

Nada más iniciar la carrera cogimos la primera curva y comenzamos a ascender. En este punto nos dimos cuenta de que habría un factor más que influiría en la carrera. El viento soplaba fuerte de costado, y esto nos afectaría sobretodo en la primera parte del circuito debido a que esta zona estaba especialmente expuesta. En esta parte, a poder ser, intentábamos situarnos a la izquierda de otros corredores, para protegernos del viento, pero no era fácil ya que la carrera se rompió muy rápido, y también porque todos los corredores intentábamos hacer lo mismo en esta zona. 

Tras una mala salida, muy de mi estilo, empecé a tirar para adelante poco a poco, cuesta arriba. Perdía algo cuesta abajo, pero tampoco demasiado. En la segunda vuelta alcancé a mi compañero de equipo Gexan Albisu, y junto a él, continuamos tirando para adelante ayudándonos mutuamente. Especialmente en la parte de abajo, donde soplaba fuerte el viento, intentaba avanzar a la fuerza ofreciéndole cobijo frente al viento. Avanzamos de esta manera durante algo más de una vuelta, pero en la segunda vuelta en la que íbamos juntos, en el último tramo de la subida, empezó a ceder algunos metros y yo tiré para adelante.

Continué así hasta el final de la carrera, sin avanzar mucho más, en mi sitio. De todos modos,  la mala suerte me volvió a visitar y en la última bajada pinché la rueda trasera. Quedaba solo descender hasta meta, y sin ninguna oportunidad de reparar, continué hasta cruzar la línea de meta, terminando la carrera con la rueda trasera completamente sin aire. Perdí dos puestos en este tramo, clasificándome en 12º lugar, pero no le di mucha importancia al resultado.

No realicé una muy buena carrera, pero tampoco fue muy mala, por lo que no terminé muy disgustado. Estábamos en el inicio de la temporada todavía y el objetivo era ir mejorando poco a poco.