Campeonato de Euskal Herria en ruta – Ataun

El 6 de junio participé en la única carrera de carretera que tenía pensado disputar en todo el año 2021. Fue en el campeonato de Euskadi Elite y sub23, en la localidad guipuzcoana de Ataun, por lo tanto, por las carreteras de mi entorno.

A las 10 de la mañana, con un tiempo idóneo para la práctica del ciclismo, 117 ciclistas afrontamos un recorrido de 128 kilómetros en los que teníamos que superar 5 puertos.

Tras numerosos intentos de escapada en los primeros kilómetros, finalmente, se formó una escapada compuesta por 3 ciclistas, y en ese preciso momento hubo un gran parón en el pelotón, aminorando el ritmo considerablemente. Tras realizar bastantes kilómetros a un ritmo bastante controlado, aunque hubo algunos pocos movimientos, llegamos al inicio de la subida a Urkillaga, habiendo previamente superado el puerto de Abaltzisketa dos veces. En él, Julen Latorre lanzó un duro ataque a mitad de puerto aproximadamente, y el grupo se rompió por completo. Coronamos un grupo de unos 8-12 corredores en cabeza de carrera, y tras juntarnos unos pocos corredores más tras la bajada, hicimos camino entre continuos ataques hasta que a la altura de la localidad de Itsasondo nos engulló el pelotón.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Justo en ese mismo momento hubo un ataque en el pelotón y un grupo de unos 15 corredores se fue para adelante. En seguida vimos que era un movimiento peligroso, por lo que en el pelotón hubo algunos intentos de tirar para adelante. En uno de estos, al ver que se movieron dos corredores del equipo Eulen, salí a por ellos. Era el único equipo sin representación en el grupo cabecero, por lo que, si estos alcanzaban la fuga, en el pelotón sería muy probable que ya no tirase nadie. Tras muchos esfuerzos, junto a los dos corredores del Eulen y otros 3 o 4 que se nos sumaron un poquito más tarde, finalmente logramos alcanzar la cabeza de carrera, justo tras pasar la localidad de Alegia.

De este modo, llegamos a la última subida a Larraitz, en el grupo descrito, con una ventaja de unos 30-60 segundos respecto al pelotón. Un corredor del equipo Electroalavesa marcaba el ritmo en el grupo, pero tras subir el primer kilómetro del puerto vi que el pelotón se encontraba muy cerca, por lo que lancé un ataque. Coroné en solitario, pero en el barrio de Larraitz, justo donde empezaba el descenso, me alcanzó el corredor del Lizarte Unai Aznar. Tras colaborar sin problemas en el ascenso a Gaintza, bajamos a Zaldibia y empezamos a subir a Lazkaomendi.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En esta subida Unai hizo un poco la goma, pero aguantó bien a mi rueda. El grupo perseguidor venía bastante cerca, y Ailetz Lasa, un corredor del Caja Laboral que venía en él, nos alcanzó justo un poquito antes de coronar. Pasamos los tres juntos por la cima, pero antes de empezar la bajada propiamente dicha de Lazkaomendi, tras un breve tramo de bajada, teníamos que superar un repecho de unos 400 metros, y en él, Ailetz aumentó el ritmo, saliendo yo a su rueda, pero hacia la mitad del repecho tuve calambres en los isquiotibiales y perdí su rueda. Unai me superó y coroné el repecho habiendo perdido unos 10 metros sobre este, pero ya no logré alcanzarlos.

Justo tras terminar la bajada me alcanzó el grupo perseguidor de cinco unidades. Colaborando con ellos como malamente podía, llegamos a meta, pero mis piernas no estaban de ninguna manera como para sprintar. Me clasifiqué en 7º lugar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me dio una pena tremenda, perdí una ocasión única de ganar la carrera, y perdí la oportunidad por unos calambres. Además, en seguida me acordé de que al inicio de la subida a Gaintza intenté comer un gel, pero teniendo un diente roto, no pude abrirlo, por lo que empecé a pedir agua al coche neutro, pero estando ya cerrado la zona de avituallamiento, no me lo dieron. Una carrera que no olvidaré nunca, espero que al menos me sirva para aprender de los errores.

Fotos: @ixonenunez.ph