Campeonato de España de XCO – Valladolid

Vivir una nueva experiencia y pasa un buen fin de semana, ese era mi plan para el pasado fin de semana; y he vuelto a casa con los objetivos cumplidos. He pasado el fin de semana en Valladolid, corriendo y viendo el campeonato de España de XCO.

El sábado competían las categorías de máster, junior y sub 23 masculinos, por lo que fui el viernes a Valladolid con un compañero de equipo, con la intención de echarles una mano a los compañeros que corrían el sábado.

Yo corrí el domingo al mediodía. Me coloqué en la línea de salida sin ninguna presión. Sabiendo que es la modalidad en la que peor me desempeño, que el nivel de los competidores era altísimo y que incluso haciendo una buena carrera era muy probable que los primeros clasificados me doblasen y que no pudiese terminar la carrera, acudía a la carrera con la única intención de disfrutar y hacerlo lo mejor posible.

La recta en la que se encontraba la línea de salida y llegada estaba totalmente embarrada, de manera que si ponías pie a tierra el pie se quedaba clavado en el suelo, por lo que la salida fue algo peligrosa, la bicicleta se cruzaba y, por ello, tuvimos que frenar bruscamente más de una vez con para evitar caídas.

Salimos a toda velocidad y al llegar al primer trozo de senda embarrada se creó un tapón muy grande. Los que intentaron pasar por las esquinas también encontraron barro bajo sus pies, consiguiendo únicamente resbalar y agrandar el tapón creado. Justo de inmediato, cruzamos un pequeño puente y nos adentramos en una senda que atravesaba el bosque. La subida más larga y dura del día se encontraba en él. Cuando ascendía por esta parte del circuito y justo cuando subía coronas al inicio de la parte más dura de la subida, el corredor que me precedía puso pie a tierra de repente y yo tuve que hacer lo mismo para no chocarme con él. En ese momento, al poner pie a tierra mientras subía coronas, di un paso atrás para mantener el equilibrio y no caerme, y por ello, la cadena bajo a la corona más pequeña al girar la rueda hacia atrás y la cadena se salió, también, del plato. Me quedé en medio de otros corredores, en medio del camino, y entre apartarme, volver a meter la cadena y reiniciar la marcha, perdí más de un minuto. Un chico del publico me ayudo y todo viendo las dificultades que tenía para volver a meter la cadena en su sitio.

Menudo inicio, nada más salir ya me encontraba en último lugar con unos cuantos minutos perdidos, ¡Menudo panorama! Al reiniciar la marcha pensé en que solamente tenía que intentar hacer lo mejor que pudiese, que me doblasen lo más tarde posible, y disfrutar del circuito todo lo que pudiese; olvidándome de todo lo demás.

Reinicié la marcha a buen ritmo e iba a gusto con mi carrera, cazando y pasando corredores continuamente. El circuito era estrecho, un sendero en casi toda su totalidad, y debido a ello, muchas veces tuve que aminorar la marcha al alcanzar corredores hasta que encontrase algún punto en el que les pudiese pasar.

Foto: Luis Manuel Macho (https://ciclismoandalucia.com/)

En todo lo demás, todo iba bien. A buen ritmo, disfrutando, en un circuito embarrado, pero no en exceso, pudiendo rodar a gusto con un poco más de cuidado en algunos puntos.

Tras completar la 4ª vuelta, empecé a mirar hacia atrás de vez en cuando para ver si veía a la cabeza de carrera, ya que preveía que estos, tarde o temprano, me iban a alcanzar, sobretodo después del percance de la primera vuelta.

Hice así la 5ª y 6ª vuelta, sobretodo la parte final de la 6ª vuelta. El mirar atrás y comprobar que los primeros clasificados no me iban a alcanzar supuso tanto como una victoria para mí.

Foto: Luis Manuel Macho (https://ciclismoandalucia.com/)

Durante la última vuelta solo me centré en disfrutar. Sin presión, sabiendo que iba a terminar la carrera, habiendo olvidado la tensión de la carrera, esta última vuelta fue mi paseo por los campos elíseos de París particular.

Me clasifique en 39º lugar en la línea de meta. Puede que no sea un buen resultado, pero teniendo en cuenta lo acontecido durante la carrera, terminé muy contento. El mero hecho de terminar la carrera fue un triunfo para mí. Además, el XCO es la modalidad que peor se adapta a mis características como ciclista, por lo que este resultado me satisfago aún más.