Transmaurienne Vanoise

Entre el 22 y el 26 de julio participé en la prueba de mountain bike Transmaurienne Vanoise. La Transmaurienne Vanoise es una conocida prueba de 5 etapas de categoría UCI S2 que se desarrolla en el valle alpino de la Maurienne. La línea de salida estaba compuesta por más de 250 corredores venidos de más de 10 países, pero lo más destacable era el nivel de los participantes, entre los que había equipos muy potentes, corredores punteros de la copa del mundo…

A continuación, os dejo mi crónica diaria de mi experiencia en esta carrera.

Etapa 1

Salimos cuesta arriba a un ritmo alto. Se formó un grupo de unos 30 corredores en cabeza en seguida, pero antes de realizar siquiera un kilómetro el grupo se empezó a estirar y a perder unidades poco a poco, entre ellos yo mismo. Tras realizar un par de kilómetros por asfalto nos metimos en una pista en la que rodamos en fila de a uno. Empecé a tener mejores sensaciones poco a poco, y a adelantar algún corredor.

Tras realizar unos 3-4 kilómetros nos adentramos en una preciosa bajada, bastante técnica. Rodé con precaución, ya que rodábamos bordeando un precipicio, pero iba disfrutando mucho. En el último tramo de la bajada, cogí un cruce a izquierdas siguiendo a los corredores que me precedían, siguiendo las cintas azules que indicaban el recorrido. Tras medio kilómetro de dura subida, mientras circulábamos por un tramo de falso llano que picaba para arriba, vi que los corredores con los que iba estaban dudando de algo. Les pregunté qué pasaba, y me contestaron que era raro que no se viese a nadie delante. Al escuchar esto, en seguida me di cuenta de que nos habíamos equivocado de camino, seguimos el recorrido marcado con cintas azules cuando había que seguir las cintas rojas. Cambiamos de rumbo rápidamente y nos lanzamos cuesta abajo.

Circulamos por terreno de continuo sube y baja, y los corredores que nos pasaron mientras nos desviamos del recorrido nos hacían de tapón en bastantes trozos de sendero.

Fuimos avanzando poco a poco, y tras unos 10 kilómetros, afrontamos la principal subida del día, una subida tendida y constante. Me marqué un buen ritmo y fui alcanzando corredores.

Terminé la subida algo justo de fuerzas. Encaramos el sendero de bajada, bonito y bastante técnico. Hacia la mitad del descenso alcancé un corredor que no me dejaba pasar, por lo que tuve que hacer la segunda mitad de la bajada tras él.

Tras terminar la bajada rodamos unos 5 kilómetros en terreno llano. Este tramo terminaba en un avituallamiento donde me paré a coger agua ya que en la primera bajada s eme cayó uno de los bidones que llevaba, y con el calor que hacía, un solo bidón para toda la etapa no era suficiente.

Desde este punto hasta la meta restaban unos 8 kilómetros de subida, con un pequeño tramo de bajada intercalado. Iba con la reserva metida, y aunque s eme hizo largo el tramo hasta meta, logré llegar a meta dignamente antes de vaciarme del todo.

Etapa 2

Lasterketa bizi atera zen, errepidean, eta segituan 30 laguneko taldetxoa eratu zen buruan. 7. Kilometro inguruan, txirrindulari bakarra kabitzen zen bidexka batean sartzen zen lasterketa, eta bertan eraturiko pilaketarekin, lasterketa luzatu eta puskatu egin zen. 

Jaitsiera hau amaitzean eguneko igoera zetorren. 11 bat kilometrokoa zen, hasierako 2 kilometroak errepidean eta ondoren menditik, 2200 metrotik gora igoaz. Igoeran neure erritmoa hartu eta aurrerantz egin nuen pixka bat, baina igoera luzea egin zitzaidan, eta azken kilometroetan zenbait txirrindularik pasa ninduten. 

La segunda etapa, era, a priori, la más dura en cuanto a recorrido, pero lo que la hizo realmente dura fue el sofocante calor que hizo durante la etapa. Fue tal la dureza de la etapa, que algunos corredores se desplomaban totalmente agotados al cruzar la línea de meta. Hubo corredores que incluso durante la etapa se tumbaron en el suelo a descansar, y más de uno tuvo que ser atendido por los servicios sanitarios.

La carrera salió bastante rápida, por un tramo de asfalto, y en seguida se formó un grupo de unos 30 corredores en cabeza. Entorno al kilómetro 7 de carrera, se tomaba un sendero en bajada en el que solo cabía un corredor, y con el tapón que se formó en este punto, la carrera se estiró y se rompió.

Tras la bajada, se encontraba la subida principal del día. Una subida de unos 11 kilómetros donde los primeros 2 discurrían por asfalto y luego se circulaba por una pista que se iba estrechando, alcanzando cotas de altitud superiores a los 2200 metros al coronar el puerto. Cogí mi ritmo desde el inicio de la subida y fui avanzando poco a poco dentro de la carrera, pero la subida se me hizo larga, y durante los últimos kilómetros del puerto me adelantaron algunos corredores. 

Pero al coronar el puerto no comenzaba el descenso, se bordeaba el monte por un sendero durante unos cuantos kilómetros. Tras una pequeña bajada, llegamos a la pared de una presa, donde cogíamos un sendero en subida hacia la derecha.

Esta fue la peor parte de toda la carrera. Tuvimos que portear la bici durante unos 20 minutos por una dura subida. Me encontré bastante mal en este tramo, y me pasaron muchos corredores. Al acabar la subida y empezar el descenso todavía iba muy torpe por culpa del cansancio acumulado.

De todos modos, en este tramo de bajada comí algo, e incluso me paré a llenar los bidones en los avituallamientos, y gracias a ello le di un poco la vuelta al cuerpo y llegué bastante bien a la última parte de la carrera. Después de una larga y preciosa bajada circulamos por un terreno llano durante unos kilómetros, para finalmente afrontar los últimos 4 kilómetros del día en los que se acumulaban 500 metros de desnivel positivo. El haber recuperado algo de fuerzas me ayudó mucho en este tramo, ya que, aunque el cansancio era notable todavía, la mayoría de corredores a los que alcancé iban totalmente extenuados y pude escalar algunas posiciones en este tramo final

Etapa 3

La tercera etapa era totalmente diferente a todas las demás, era muy parecida a una carrera corta de XCO, donde se daban 4 vueltas a un circuito de 6,5 kilómetros. El circuito no me gustó nada. Tras un serpenteo lleno de pequeñas palas y curvas cerradas dentro del pueblo, se encontraba una subida estrecha en la que no se podía adelantar e incluso había era necesario echar pie a tierra en algunos tramos.

La bajada en cambio discurría por una pista ancha y rápida, a excepción de un pequeño tramo. En mi opinión hubiese sido mucho más bonito y divertido si hubiésemos circulado en el mismo circuito, pero en sentido contrario.

La carrera fue como cualquier otra carrera de XCO; salir a tope, y continuar a tope hasta el final. Estas no son las carreras que más me gustan, ni las que mejor se amoldan a mis características, por lo que lo afronté como un trámite que había que pasar.

Etapa 4

La cuarta etapa era la más llana y rodadora de todas. Acumulaba 1380 metros de desnivel positivo a lo largo de 53 kilómetros.

La etapa empezaba en ascenso, alternando tramos de pista con pequeños tramos de asfalto. Salimos rápido y en seguida se formó un grupo de unas 20 unidades en cabeza de la carrera. Perdí unos pocos metros respecto a este grupo, pero después de sufrir un buen rato, logré volver a unirme a él.

Circulamos por un tramo de pista repleto de polvo, no veíamos ni lo que había 2 metros delante nuestro.

Entorno al kilómetro 15 encaramos un repecho en los que perdí algunos metros respecto al grupo y me quedé con otro corredor, pero en seguida se confundió en un cruce, y en el siguiente fui yo el que se equivocó, por lo que pasamos a rodar en solitario.

Después de una subida tendida de unos dos kilómetros, descendimos por un pedregal, y allí me uní a otros tres corredores. Hice bastantes kilómetros junto a ellos. Entramos en un bonito valle donde ascendimos por un lado para descender por un sendero técnico por el otro lado. En este tramo golpeé una piedra con la rueda delantera sufriendo una caída bastante fuerte. Afortunadamente, no me hice mucho daño, por lo que me levanté, puse bien la bicicleta y volví a emprender la marcha.

Tan pronto como salimos de este valle, nos adentramos en otro, bordeando un lago. Después de un empinado ascenso, descendimos un poco y nos adentramos en un tramo de sendero muy técnico. En él, había bastantes tramos en los que pasar a pie. En un pequeño tramo de bajada me volví a caer, torciendo el manillar respecto a la rueda. Pero por suerte, esta vez tampoco me hice daño, por lo que, al igual que antes; me levanté, puse bien la bicicleta y volví a emprender la marcha.

Después de este tramo encaramos la bajada final. Una bajada muy bonita, con una primera parte en el que el sendero bordeaba un precipicio, y por un fantástico bosque después. Una bajada para disfrutar de lo lindo, sobre todo en la segunda parte. 

Etapa 5

De este modo, llegamos a la última etapa. Una etapa realmente preciosa tanto por paisaje como por recorrido, la cual consistía en subir al Mont Cenis, rodear el lago que se encuentra en su cima y volver a bajar.

Nada más comenzar teníamos un duro ascenso de 9 kilómetros. Subí a gusto, a buen ritmo, adelantando algunos corredores poco a poco. Una vez arriba, continuábamos subiendo por un sendero, y al llegar a lo más alto, bordeábamos por el monte transitando por un sendero que se encontraba al borde de un precipicio. Era un camino realmente bonito, y el paisaje también era espectacular, con el lago rodeado de montañas debajo de nosotros. Tras descender por una pista, atravesamos la pared que se encontraba en uno de los extremos del lago y circulábamos por una pista ancha por el otro borde del lago.

En el tramo anterior nos fuimos juntando algunos corredores hasta llegar a formar un grupo de unas 6-8 unidades.

Llegamos a la última bajada. Una bonita bajada por un sendero sin grandes dificultades técnicas.

De este modo, terminamos la bajada y cruzamos la meta, dando por finalizada esta aventura de 5 días.

La Transmaurienne Vanoise fue una carrera bonita. Paisajes fantásticos, recorridos bonitos llenos de senderos y bajadas preciosas, y una organización de diez. Por destacar algo negativo, diría que, para mi gusto, había demasiados tramos a realizar a pie, pero, a decir verdad, los paisajes y los recorridos hacían que te olvidases de ello rápidamente.

En lo deportivo, terminé a gusto. Llegué al primer día con el esfuerzo del tour del Mont Blanc sin recuperar completamente, pero ya sabía lo que había. El incidente del primer día me hizo perder algún tiempo extra, pero no creo que esto hubiese cambiado mucho el resultado final, un par de posiciones como mucho. Al final el puesto 25 en la general, en una carrera de muchísimo nivel, con lo que me quedo satisfecho.